domingo, 26 de junio de 2016

VEO, VEO

Las ventanas, ese lugar fantástico por el que asomarse a mirar.

Por ellas vislumbramos gente divertida, gente extraña, bonitas coincidencias.

Son la mejor protección para los días de tormenta, que nos dejan disfrutar de la lluvia afuera mientras nos tomamos un chocolate calentito.

Son de muchas formas, tamaños y colores.

Algunas viajan por el mundo pegadas a un tren, a un avión, a un autobús.

Otras se arremolinan en los rascacielos.

Y otras se cierran de noche para dejarnos soñar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada