martes, 9 de junio de 2015

COSAS DE NIÑOS

El tiempo pasa muy rápido, y a menudo nos empeñamos en que los niños se sienten bien, estén en silencio, no coman con la boca abierta, se comporten como adultos en clase y fuera de ella. Pretendemos que no se manchen cuando juegan en el parque y que no se pinten las uñas con el rotulador, o que no le corten el pelo a sus hermanos con un diseño más que innovador. 

Obviamente, el comportamiento social ha de irse trabajando progresivamente, y enseñar las actitudes adecuadas para cada contexto, pero no podemos olvidarnos de que nosotros también fuimos niños, y que a veces, no es tarea fácil eso de ser pequeño. Por otro lado, no cabe duda de que la mayoría de travesuras o de miedos infantiles tienen su fundamento y no lo podemos pasar por alto. A veces una acción que no entendemos y que nos disgusta ha sido realizada para cumplir con el más bello de los propósitos. 

Así que, vamos a tomárnoslo con humor, y de paso, "recordemos" que hay algunas cosas que es mejor hacerlas de otra manera. Porque muchas veces, su creatividad no tiene límites.

1) "Mi mamá es una mandona". Susana Rico Calleja. Ed. IDAMPA


A veces las mamás son un poco exageradas, tienen algo de adivinas y pretenden que los niños tengan superpoderes o que coman como un elefante.
Así se siente el protagonista de esta historia, si bien es cierto, al final tiene que reconocer que su mamá, además, tiene muchas otras cosas buenas. 


2) "Mamá fue pequeña antes de ser mayor". Valérie Larrondo y Claudine Desmarteau. Kókinos.


Las mamás nunca hacían nada malo, se portaban bien y obedecían sin rechistar a sus papás, o eso es lo que nos han contado. Pero si queréis echar un ojo a "Mamá fue pequeña antes de ser mayor" veréis como el texto y la imagen se contraponen y nos hacen dudar de si esa afirmación es del todo cierta. 



3) "¡Soy un artista!" Marta Altés. Blackie Books.


No os lo vais a creer, pero conocí un día a un niño que pintó un caracol en la pared. ¡Que sí, que sí! ¿No conocéis a nadie?
El protagonista de este cuento sabe que es un artista, pero que su madre no lo sabe apreciar porque tienen un gusto diferente. Él ve el arte en todas partes, y empieza a sentir que su madre está algo agobiada, por lo que le va a preparar una sorpresa que no podrá olvidar...


4) "De verdad que no podía" Gabriela Keselman y Noemí Villamuza


Muchos niños tienen miedo a la oscuridad. Temen que aparezca un monstruo, se asustan de los ruidos nocturnos y extrañan a los papás y mamás que duermen en la habitación de al lado. Os recomiendo este libro en el que una mamá desesperada hará lo que pueda para que su pequeño consiga dormir. 


5) "Las princesas también se tiran pedos". Ilan Brenman. Editorial ALGAR.


Nadie es perfecto, ni siquiera las princesas. Y mucho menos los niños. La niña protagonista de la historia llega preocupada a casa porque han roto su esquema de la perfección en el colegio, cuando un niño ha afirmado que Cenicienta se tiraba pedos. Su padre coge un libro y le desvela todos los secretos de las princesas de cuento, que como todos, tienen sus virtudes y sus pequeños defectos. ¡Y sí, se tiran pedos!


Espero que os sirvan y si tenéis alguna sugerencia, podéis comentar lo que queráis. Y sobre todo, disfrutad de los regalos de la infancia... ¡que pasa volando!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada